Inicio » Transformación Digital » Cuáles son los pilares fundamentales de la transformación digital

Cuáles son los pilares fundamentales de la transformación digital

Transformación Digital

El tema de la transformación digital está cada vez más presente en el día a día.  Conocer los pilares en los que se fundamenta permite profundizar aún más en esta filosofía que sin duda alguna apoya la nueva forma de hacer negocios.

Aunque el término “transformación digital” se ha utilizado desde hace tiempo, ahora más que nunca está vigente y tal vez se encuentre gestando un nuevo significado.

Las organizaciones finalmente han entendido que la tecnología es una herramienta y no el objetivo, que la digitalización de los procesos no es suficiente y que es necesario adoptar tipos de modelos de negocio que giren en torno a toda una cultura digital.

Los cinco pilares de la transformación digital

En congruencia con el planteamiento anterior, se puede decir que en el núcleo de la transformación digital se involucran, interrelacionan y entrelazan personas, tecnología y negocio para conformar sus cinco pilares fundamentales.  Veamos cuales son:

1. Cultura

La transformación digital va muy de la mano con un cambio de cultura.  La filosofía de la organización y la mentalidad de sus empleados deben estar alineadas.  Contar con un equipo abierto a adaptarse, aprender y desempeñarse en nuevos entornos digitales y formas de trabajo, es imprescindible.

Un elemento clave es que el liderazgo de esta reforma provenga de la alta gerencia, en vez del personal de informática.  Esto debido a que el proyecto sugiere ir mucho más allá de la adquisición y uso de tecnología.

La reestructuración implica además una profunda planificación, inversión financiera, así como la adecuación de procesos y relaciones tanto internas como externas. Lo ideal es que el diseño del plan de transformación se lleve a cabo de manera conjunta entre los líderes de la organización y los expertos de Tecnología de la Información (TI).

2. El paradigma del súper cliente

Estamos en la era donde el consumidor es quien dicta las reglas de lo que espera.  El cliente de hoy en día maneja más información y usa más canales digitales para interactuar y acercarse a las marcas.

Su poder de decisión se basa ahora no solo en obtener un producto o servicio sino en toda la experiencia que se deriva del proceso.  Por ejemplo, algunos clientes son fieles a un sello comercial porque se identifican con sus valores como el respeto por el medio ambiente o por sus aportes sociales.

3. Nuevos modelos de negocio

Ofrecer soluciones de acuerdo a los requerimientos cada vez más exigentes de los clientes sugiere enfocar esfuerzos en brindar mayor comodidad y facilidad de un modo rápido y sencillo al momento de atender sus demandas.

Habilitar operaciones en el terreno virtual y proponer opciones para productos digitales son dos maneras de trasformar el modelo de negocio acorde a los formatos actuales.

En todo caso, el verdadero diferencial competitivo es la experiencia que las empresas puedan proporcionar a las personas que adquieren sus productos y servicios. Precisamente los entornos online y la cultura digital son apropiados para cubrir y tal vez superar las expectativas de los consumidores.

4. La analítica y datos

Con el creciente uso de dispositivos electrónicos y aplicaciones, se genera una cantidad exorbitante de datos que constituyen una fuente de información invaluable para los negocios.

Es aquí donde las soluciones de Business Intelligence (BI) y análisis de datos cobran protagonismo.  Definitivamente reducir el tiempo de extracción de datos y gestión de la información acelera la toma de decisiones y el proceso productivo.

5. La innovación

La búsqueda de algo nuevo también forma parte esencial de la transformación digital.  Las ventajas competitivas empresariales nacen de lo diferente y lo especial, fruto de procesos creativos donde la investigación y el descubrimiento juegan papeles importantes.

Al fin y al cabo, el camino hacia el mundo virtual es sinónimo de evolución como resultado de la creación de ideas, las cuales ciertamente deberían ser innovadoras.

Luego de revisar estos cinco pilares de la transformación digital está claro que no hay vuelta atrás.  El cambio ha dejado de ser un proyecto para convertirse en una forma de trabajar, de relacionarse y de vivir.  Y el mayor desafío no es la implementación de la tecnología como tal sino más bien se trata de una cuestión cultural. Educar a las personas es el gran reto.