Inicio » Herramientas Digitales » Sitios Web » Front-end, back-end y full-stack: ¿Cuál es la diferencia?

Front-end, back-end y full-stack: ¿Cuál es la diferencia?

Herramientas Digitales

Front-end, back-end y full-stack son términos muy utilizados en el mundo del desarrollo web.  Conocer el significado de cada uno ayuda a identificar el tipo de programador que se necesita en diferentes casos.

La elaboración de sitios web requiere la participación de profesionales en programación de sistemas y aplicaciones para Internet.  Estos especialistas logran combinar una serie de procesos back-end (del lado del servidor) y front-end (del lado del cliente), para que los usuarios puedan acceder a una información particular a través de un navegador e inclusive realizar el intercambio de datos.

Por otro lado, la evolución de la tecnología y las crecientes exigencias de los usuarios han llevado a que las páginas web pasen de ser estáticas o solo informativas, a ser dinámicas e interactivas.  Es aquí donde comienza a dibujarse una línea delgada entre lo que es el diseño y el desarrollo web, lo que finalmente define las funciones y habilidades de diferentes tipos de programadores.  Veamos esto detalladamente:

Programación front-end

El front-end se refiere a la parte del software que se encuentra de cara al usuario.  Se puede ver también como la interfaz de la aplicación o todo aquello que es visible desde el navegador.   Es por eso que se dice que se ejecuta del lado del cliente y corresponde a la capa UI (User Interface) o capa de presentación.

En este contexto, el programador front-end se encarga de recrear el diseño del sitio y agregar funcionalidades.  Esto último tiene que ver con la lógica de la presentación y la interacción del usuario con la aplicación, basada en eventos.  Los lenguajes de programación empleados en este caso son: HTML, CSS y JavaScript.

Algunas veces, para la fase de desarrollo front-end se forman equipos de trabajo que incluyen perfiles como: diseñador UX (User Experience), maquetador y diseñador gráfico.  Por el contrario, existen otros escenarios en los que el mismo programador desempeña todos esos roles.

Programación back-end

El desarrollo back-end se relaciona directamente con la creación de la arquitectura del software. Es esa parte que se ejecuta en un servidor físico o en la nube, la cual es invisible para los usuarios del sitio web.  Es allí donde se procesa y almacena la información a partir de los datos obtenidos mediante la interfaz de la aplicación realizada por el front-end.

Para poder realizar su trabajo, un programador back-end debe manejar lenguajes complejos como PHP, Java, Python o C#, entre otros. Además, sus conocimientos abarcan gestores de base de datos, APIs (Interfaz de Programación de Aplicaciones), librerías, frameworks, interconectividad, al igual que otras herramientas que complementan su perfil.

Programación full-stack

Cuando se habla de full-stack se asocia con “el todo” del proyecto.   Es el conjunto del front-end y el back-end, implicando todas las etapas de desarrollo del sitio, desde el origen hasta la producción.

Por lo tanto, un programador full-stack es capaz de afrontar los desafíos que se presentan de ambos lados (cliente-servidor).  Usualmente, estos expertos son contratados para implementar sitios para pequeñas y medianas empresas (Pymes), por sí solos.  Así como también para supervisar el proceso completo de soluciones tecnológicas de gran envergadura, debido a su capacidad de entender los pormenores del front-end, el back-end y su integración.

En fin, cada ciclo de desarrollo y tipo de programador tiene su importancia en un mundo online donde cada día se intensifica la necesidad de crear diseños atractivos y funcionales que atrapen a la audiencia.  Y por supuesto, no se puede dejar atrás la interacción y el procesamiento de datos que permitan conectar con prospectos y clientes para facilitar el logro de los objetivos de los dueños o administradores del negocio.

Y tú, ¿qué opinas de todo esto? ¿Ya entiendes la diferencia entre estos conceptos?